La industria de la carretería se derarrolló en la Tierra de Soria en el siglo XVIII, con el fin de trasportar lana de oveja.

Las rutas de los carreteros eran diversas:

  • La ruta del Norte se dirigía hacia Burgos y posteriormente a los puertos del Cantábrico. Las carretas, cargadas con hasta 20 sacas de nueve a diez arrobas de lana fina, tenían que salvar diversos montes, pasos y puertos hasta llegar a su destino en la costa cantábrica. A la vuelta solían transportar sal y otras provisiones.
  • La ruta hacia Madrid, donde abastecían de madera y cereal a la capital del Reino.
  • La ruta hacia Aragón y Cataluña, a Extremadura y a Castilla la Nueva.

Existían dos tipos de carretas para el transporte, las denominadas de puerto a puerto, didicadas a enviar mercancías a larga distancia, y las carretas churras, llamadas así porque, a semejanza de las ovejas del mismo nombre, difícilmente salían del ámbito geográfico de la Tierra de Soria y sus aledaños.


La carretería en la Tierra de Soria

En las aldeas serranas en las que se ubicaban las empresas carreteras, casi el 80% del producto bruto procedía de la carretería directa o indirectamente, en éste último caso a través de la cría de ganado boyal o del la construcción de carretas. (Díez Sánz y Martín de Marco, 1998)

Aprovechamientos: Carretería
volver