LA RIOJA:
San Millán de la Cogolla
Tobía
Anguiano
Viniegra de Arriba

SORIA:
Santa Inés
Vinuesa
Abejar
Cabrejas del Pinar
Muriel Viejo
Muriel de la Fuente
Calatañazor
Nafría la Llana
Fuentelárbol
Fuentepinilla
Andaluz
Berlanga de Duero
Ciruela
Casillas
Bordecorex
Barahona
Romanillos de Medinaceli
Yelo
Miño de Medinaceli
Medinaceli.

Con motivo del milenario de la muerte de Almanzor en el año 2002 un grupo de amigos aficionados a la equitación y al mundo del caballo propuso el camino que realizó este caudillo árabe por tierras sorianas en su última batalla.

Esta ruta nos permitirá conocer lugares que fueran testigo del paso de Amanzor por sus tierras, así como su historia y tradiciones, disfrutando de la hospitalidad de sus gentes y fiestas.

Asociación "Jinetes de Almanzor"
C/ Mayor, 4
Nafría la Llana (SORIA)
Tel. 615 594 483 / 975 229 653 / 975 180 532

 

DETALLES DEL ÚLTIMO VIAJE DE ALMANZOR.

La última campaña de ALMANZOR contra la España cristiana, tuvo lugar a comienzos del verano de 1002 y estuvo especialmente dirigida contra el territorio de La Rioja que entonces dependía del Condado de Castilla.

Almanzor no puede olvidar la comprometida situación en que la alianza cristiana encabezada por Sancho García le puso dos años antes en la Peña Cervera y en la que más de setecientos soldados árabes quedaron muertos en tierra castellana.

El tremendo odio hacia el conde castellano le hace ponerse en camino a los 64 años de edad, con una dolencia que lo martiriza y no le deja dormir ni montar a caballo, por lo que lo tienen que llevar en una litera o yacija .

Hay muy pocas noticias y muy contradictorias referentes a este último viaje. Se sabe que sale de Córdoba con la intención de aniquilar a los castellanos, a pesar de que ya los castigó duramente como represalia a la batalla de Cervera. Pretende dirigir su afrenta al monasterio de San Emiliano (hoy San Millán) patrono de Castilla, uno de los pocos monasterios que todavía quedaban sin profanar.

Alcanza Medinaceli, capital de la Marca Media, importante fortaleza que vigila la línea del Duero. Siguiendo este camino habitual y conocido a la vez que fácil y accesible defendido por las fortalezas de Barahona, Berlanga, Gormáz y Osma todas ellas bien comunicadas por sendas atalayas cada 25 o 30 km. Alcanza Clúnia, guarnición militar árabe enclavada en el Condado de Castilla , pasando por Huerta de Rey, Salas de los Infantes y Castrovido y avanzando por los valles y riberas de los majestuosos ríos Arlanza y Pedroso, rebasa las Sierras de la Demanda, Neila y Pico de San Lorenzo, penetrando en el reino de Navarra por la parte suroeste . Aquí comienza la correría, ataca y saquea todo lo que encuentra a su paso. Atraviesa Canales, ciudad a 50 km de Nájera (sede del reino de Pamplona) y llega hasta San Millán de La Cogolla donde destruye el monasterio de Suso, camino de Burgos.

A partir de aquí su estado empeora gravemente, tal situación desconcierta a las tropas. Deciden regresar rápidamente a Medinaceli por el camino más recto (camino que ve claro el ingeniero D. Eduardo Saavedra).

Los árabes quieren silenciar aquella urgente y dramática retirada, Sancho García tendría rápidas noticias de sus movimientos y trata de aprovechar la oportunidad. Es preciso evitar la línea del Duero vigilada por el Conde. El valle del río Najerilla conduce a través de Tobía y Anguiano al pie de las montañas. Tras una penosa ascensión por Las Viniegras bordeando el Urbión (Según Justo Pérez de Urbel), penetra en Soria por el puerto de Santa Inés. Desde lo alto 30 km de bajada llevan al valle a través del pueblo del mismo nombre, en el que se encuentra Vinuesa. Tiene que cruzar el río Duero por el puente de La Muedra (hoy bajo las aguas del pantano de La Cuerda del Pozo) y llega a Molinos de Duero, a partir de aquí atraviesa el río Ebrillos por el puente romano y el valle de este río le conduce a Abejar.

La Sierra de Cabrejas transversa se opone a su caminar meridiano y el esquince tectónico de Los Murieles que aprovecha para salvar el obstáculo desemboca en Calatañazor, asentamiento fortificado y probablemente extremo de los dominios del hachib.

Apremiado por la enfermedad permanece en este lugar lo imprescindible para descanso de sus tropas, debiendose haber trabado alguna escaramuza entre la retaguardia, en la cuál viajaba el propio Almanzor, por lo que le afectó directamente, y tropas cristianas que seguían de cerca el ejército árabe , lo cual fue aprovechado por la propaganda cristiana medieval para hablar del triunfo en la batalla de Calatañazor.

En este punto la ruta nos la vuelve a dar Saavedra cuando dice: "queriendo los muslines retirarse a su país desde los campos de Calatañazor , era el camino más derecho y seguro no pasar el Duero, tomar la cuesta el arroyo de Fuente-la-Aldea, el cual conduce sin rodeos ni dificultades estratégicas hasta su desembocadura en aquél río, cerca del pueblo de Andaluz, en donde aún existe un puente que lleva el mismo nombre y que sirvió para el paso del ejército, según cuentan las historias. Aquí el castillo del risco, en contacto visual con la fortaleza de Gormáz, estaría controlado por los musulmanes, pasando a continuación a Berlanga de Duero. De su castillo, en el que nada queda hoy de la original alcazaba árabe, se sabe que en el año 975 está en poder musulmán, ya que se tiene referencia de la llegada del general Galib, suegro de Almanzor. Pasaría después a poder de los cristianos y posteriormente sería conquistado y destruido por el mismo Almanzor, para ser luego reconstruido por él dada la importancia de su situación estratégica (Rodrigo Jiménez de Rada). Este castillo es el que sin duda acogió la agonía del "Victorioso" en la última noche de su vida.

Con el día, la triste comitiva toma el camino militar y antigua vía romana que lleva al valle del río Escalote hasta Caltojar y un camino de tierra conduce directamente al valle del río Torete en su confluencia con el Escalote. Allí se encuentra la atalaya de La Veruela que se comunica con la de La Ojaraca en lo alto de la montaña y mantiene contacto visual con el Castillo de Berlanga. Este camino nos lleva a Bordecoréx, punto importantísimo ya que no hay ninguna duda de que allí murió. Todas las crónicas, desde La General, hasta la de Jiménez de Rada, apuntan que allí le alcanzó la muerte el día 25 de Ramadán del año 392 de la Hégira, o lo que es lo mismo el 6 de Agosto del año 1002, cuando contaba sesenta y cuatro años de edad.

No hay ninguna duda respecto a esto, el propio nombre del pueblo lo indica, ya que Bordecorex es el "Vallis Borgecorexi" del arzobispo don Rodrigo (que se interpreta como torre del Corax o del cuervo). El Vegacorax de la Crónica General y el Walcorari de Conde, que sería "la torre del quraysí" apelativo con que era conocido Almanzor por pertenecer a la tribu o estirpe de los quraysí.

En la crónica de Abd al Wahid se cuenta que llegó hasta aquí agonizante y que su hijo predilecto Abd al Malik llegó justo a tiempo de verle morir.

Al parecer no quiso darle sepultura aquí, puesto que eso significaba dejar su tumba en territorio abierto, y por esa razón resolvió que cargaran su cuerpo sobre la yacija que le había servido de lecho de muerte y que a hombros de sus alcaides, le llevaron hasta Medinaceli, que era una plaza bien fortificada y que estaban en condiciones de defender.

Subiendo el camino que rodea la montaña que contiene en lo alto la atalaya de La Ojaraca se sigue lo que hoy es un camino de concentración parcelaria hasta llegar a otra atalaya y desde aquí en cada encrucijada de caminos hay que escoger el que indica la torre árabe, o las ruinas de lo que fue en su momento una de ellas.

Así se llega hasta Barahona, que fue también plaza árabe, y lo que hoy es la iglesia era entonces la parte más alta de la alcazaba, defendida por el general Galib. En "Los anales palatinos" de Ibn Hayyan aparece un documento que notifica a Córdoba que el general Galib se traslada a la fortaleza de Barahona para mejor defender la línea del Duero, por esto deducimos la importancia de esta fortaleza y que algún año después fuera el paso obligado de la comitiva.

La bajada a través del bosque lleva hasta Romanillos de Medinaceli y desde allí hasta Yelo.

Una preciosa vega conduce hasta la falda de la montaña en la que se encuentra Medinaceli. Por una vereda no muy empinada se llega hasta la puerta árabe que en su momento dió acceso al cuerpo sin vida de Almanzor.

El lugar donde fue enterrado vuelve a plantear polémica. Hay quien asegura que se enterró en el lugar denominado"Cerrillo Cuarto". Otras fuentes sostienen que se enterró en el patio del Alcázar. Su emplazamiento fue conocido durante siglos. Está documentado que fue un lugar de peregrinación hasta el siglo XV, incluso cuando la villa estaba bajo el poder de los cristianos. Incluso hay una tradición que asegura que de acuerdo con las costumbres de los musulmanes, fue enterrado con sus propios vestidos y armas y que le sirvió de sudario la tierra que piadosamente había recogido en cada una de las 52 batallas en que había derrotado a los enemigos del Islám. Hay que tener en cuenta que era un hombre muy piadoso y puesto que la muerte le alcanzó como consecuencia de la Yihad o Guerra Santa, le garantizaba una feliz estancia el Jardín de Allah.

Turismo: Ruta de Almanzor a caballo
volver